Jueves, 25 de Mayo de 2017, 08:38 PM
Home » Mundo » Europa » La primera dama de Francia: ¿Es buena para él Presidente?

La primera dama de Francia: ¿Es buena para él Presidente?

Por Carlos Arias

Quiérase o no, las esposas de los presidentes se han convertido siempre en su punto fuerte… o en su costado débil.

Actualmente la polémica está servida por la primera dama de Francia, Brigitte Trogneux, quien es 25 años mayor que el presidente Emmanuel Macron. Ella tiene 64 años y él 39. ¿Es mucha diferencia?

Desde el primer día, la diferencia de edades estimula muchos prejuicios machistas presentes en Francia y en todo el mundo.

¿Él es un nene de mamá, que necesita a una mujer mayor que le diga qué hacer? ¿Ella será quien lleve las riendas del país? ¿Él es un hombre con tanta fuerza de carácter que no le importan las barreras de edad?

El carácter enérgico de Brigitte ha reforzado muchas de estas ideas, mientras que la actitud de él, reservado y con una media sonrisa en el rostro hace temer a sus críticos que pueda ser manipulable.

Las bromas de los primeros días han dado paso a una reflexión más profunda sobre los roles sociales del hombre y la mujer.

En la ceremonia de toma de posesión de este domingo, Macron se mostró enérgico, como una forma de reafirmar que el poder lo ejercerá él sin ninguna “consejera” externa.

La historia se ha vuelto más intrigante cuando se supo que ambos se conocieron cuando él tenía 15 años y era estudiante en una escuela secundaria jesuíta en la ciudad de Amiens, mientras que ella era maestra en la clase de arte dramático.

La imaginación de muchos se despertó con el escenario de una escuela católica, un alumno adolescente y una maestra rubia casada de 40 años.

Como en una novela romántica francesa, Macron se convirtió en protagonista de una obra de teatro dirigida por ella, y su relación se hizo tan estrecha que generó una serie de habladurías por las que los padres de Macron decidieron sacarlo de la escuela y enviarlo al prestigioso Liceo Henri IV de París. 

No solamente era un amor imposible por la diferencia de edad sino por las barreras sociales, ella una simple maestra de escuela y él el heredero de un imperio industrial chocolatero.

Sin embargo, según sus biógrafos, él prometió volver y casarse con ella, lo que finalmente ocurrió en 2007, cuando Macron tenía 29 años y ella 54.

¿Conquistarán al mundo con su historia de amor más allá de las barreras?

Similar posts