Domingo, 20 de Agosto de 2017, 06:42 AM
Home » Mundo » Europa » Papa Francisco llama a condenar el extremismo religioso

Papa Francisco llama a condenar el extremismo religioso

 

// Foto: Especial

El pontífice aseguró que en Nigeria no cesa la violencia indiscriminada contra la población y el “trágico fenómeno de los secuestros de personas” destinadas a la trata.// Foto: Especial

 

Ciudad del Vaticano.- El papa instó hoy a los dirigentes religiosos, políticos e intelectuales, especialmente musulmanes, a que condenen cualquier interpretación fundamentalista y extremista de la religión que pretenda justificar actos de violencia.

En su discurso anual a los diplomáticos acreditados ante la Santa Sede, a los cuales recibió en la Sala Regia del Palacio Apostólico del Vaticano, Francisco criticó a la “cultura del descarte” que genera una mentalidad en la cual “no se respeta a nada ni a nadie”.

“Una cultura que rechaza al otro acaba por deshacer y disgregar toda la sociedad y generar violencia y muerte. Lo podemos comprobar lamentablemente en numerosos acontecimientos diarios, entre los cuales la trágica masacre que ha tenido lugar en París estos últimos días”, sostuvo.

Denunció las “manifestaciones escalofriantes” de la propagación, en Siria e Irak, del terrorismo fundamentalista el cual, además de descartar a los seres humanos perpetrando horrendas masacres, rechaza a Dios, relegándolo a mero pretexto ideológico.

“Ante esta injusta agresión es necesaria una respuesta unánime que, en el marco del derecho internacional, impida que se propague la violencia, restablezca la concordia y sane las profundas heridas que han provocado los incesantes conflictos”, dijo.

“Aprovecho esta oportunidad para hacer un llamado a toda la comunidad internacional, así como a cada uno de los gobiernos implicados, para que adopten medidas concretas en favor de la paz y la defensa de cuantos sufren las consecuencias de la guerra y se ven obligados a abandonar sus casas y su patria”, refirió.

Advirtió que esa “cultura de la esclavitud” provoca “dramáticas consecuencias” entre las cuales se cuenta la proliferación de conflictos, que da forma a una “auténtica guerra mundial combatida por partes” y en diferentes zonas del planeta.

Entonces se refirió a algunos de estos conflictos como por ejemplo Ucrania, “convertida en un dramático escenario de confrontación”, y para la cual pidió que cese la hostilidad y las partes implicadas emprendan cuanto antes, con un renovado espíritu de respeto a la legalidad internacional.

El Papa aseguró que en Nigeria no cesa la violencia indiscriminada contra la población y el “trágico fenómeno de los secuestros de personas”, especialmente jóvenes destinadas a la trata, “un tráfico execrable que no puede continuar”.

“Sigo también con preocupación los no pocos conflictos de carácter civil que afectan a otras partes de África, como Libia, devastada por una larga guerra intestina que causa incontables sufrimientos entre la población y tiene graves repercusiones en el delicado equilibrio de la región”, señaló.

“Pienso en la dramática situación de la República Centroafricana, en la que constatamos con dolor cómo la buena voluntad que ha animado los trabajos de quienes quieren construir un futuro de paz, encuentra resistencias e intereses egoístas de parte que ponen en peligro las expectativas de un pueblo que ha sufrido tanto y desea construir libremente su futuro”, abundó.

El sumo pontífice también se mostró preocupado por las tensiones en Sudán del Sur y algunas regiones de Sudán, en el Cuerno de África y de la República Democrática del Congo.

Pidió a la comunidad internacional y a los gobiernos a llegar a un compromiso para acabar con todo tipo de lucha, odio y violencia.

Lamentó el asesinato con “crueldad inaudita” de 100 niños en Pakistán hace un mes y se mostró cercano a las familias.

Instó a palestinos e israelíes a retomar las negociaciones para que se alcance una solución que considere la existencia pacífica de dos Estados dentro de unas fronteras claramente establecidas y reconocidas internacionalmente.

Criticó el aislamiento y la marginación que sufren los “leprosos de nuestro tiempo”, es decir los enfermos de ébola en Liberia, Sierra Leona y Guinea.

El Papa exhortó a la comunidad internacional a asegurar asistencia humanitaria a los pacientes y hacer un esfuerzo común por erradicar el virus.

Notimex

Andrea Pérez

Amante del periodismo escrito y radiofónico. Egresada de la EPCSG y siempre en busca de una experiencia nueva. Twitter @andrea19perez

Similar posts