Viernes, 22 de Junio de 2018, 12:21 AM
Home » Mundo » América del Norte » Sale a la luz que en 1981 intentaron matar a la Reina Isabel II.

Sale a la luz que en 1981 intentaron matar a la Reina Isabel II.

Ha salido a la luz un documento de divulgado por los Servicios de Inteligencia y Seguridad (SIS, siglas en inglés), que relata el intento de asesinato de la Reima Isabel II cuando visitó en 1981 la ciudad de Dunedin, en la Isla Sur de Nueva Zelanda.

Christopher Lewis, era un adolescente de 17 años, que disparó contra el vehículo Rolls Royce en el que viajaba la reina, pero falló, esta información fue relatada por un ex sargento de Dunedin, que relató lo ocurrido al diario local Stuff, que el Gobierno neozelandés ha confirmado dicha información.

Además en los documentos del SIS, relatan que Lewis fue arrestado poco después de los hechos, y donde confesó a las autoridades el fallido plan para matar al monarca, por lo que el gobierno no presento cargos de traición al considerar que no estuvo cerca de acertar.

El memorándum muestra que Lewis fue acusado de robo de armas y asalto, pero nunca de traición. “Lewis quería asesinar a la reina, pero nunca tuvo una posición adecuada desde la que disparar ni un rifle con suficiente alcance para llegar al objetivo”.

Esto se tuvo que aplicar ya que Nueva Zelanda, temía que si la verdad salía a la luz, se cancelarían las futuras visitas de la familia real, y poco después de que el detenido compareciese por primera vez ante un juez, el SIS incluso expresó su preocupación por que los medios conectasen a Lewis con la visita de la monarca. Así, aunque destacaba que las investigaciones se habían llevado a cabo “discretamente” y “los periodistas probablemente tengan la impresión de que el ruido fuese causado por un elemento pirotécnico”, los servicios de Inteligencia advertían de que “la prensa podía llegar a vincular la fecha del delito y la visita de la reina”.

Mientras que en 1997, el Gobierno de Nueva Zelanda fue acusado de encubrir el incidente por parte de un antiguo agente de Dunedin, Tom Lewis, pero que este ex policía ha dudado de que toda la verdad termine saliendo a la luz, ya que el detenido, en este mismo año decidió quitarse la vida en la cárcel.

Tom Lewis, quien fue originalmente asignado a este caso, declaró al diario que la Policía encubrió el suceso y que incluso se destruyó la declaración del acusado. Tras hacerse público el incidente, el comisionado de la Policía neozelandesa, Mike Brush, ha pedido la revisión de este histórico caso.

“Dado el paso del tiempo, se anticipa que la evaluación de viejos expedientes y el material asociado demorará un tiempo. La Policía de Nueva Zelanda compartirá los resultados de las evaluaciones tan pronto sean completadas”, precisó una portavoz de la Policía.

Foto de Getty