Domingo, 09 de Agosto de 2020, 04:24 AM
Home » Opinión » Arturo Argente » UNA PROPENSIÓN HISTÓRICA.

UNA PROPENSIÓN HISTÓRICA.

Despierta México

por Arturo Argente

Esta semana salió publicado el decreto que legaliza la estancia de los militares en las calles de nuestro país.  Este decreto encuentra su fundamento en el artículo quinto transitorio de la iniciativa de decreto de reforma constitucional.

El Diario Oficial público dos decretos con diferentes fechas; el primero de mayo se anunció la creación de un grupo de apoyo táctico operativo para el comandante de la Guardia Nacional y; el pasado 4 de mayo se publicó un segundo decreto que establece que la policía cibernética,científica y personal de la Policía Federal pasan a formar parte de la Guardia Nacional.

Con estos decretos se crea el marco legal que regulariza la función que tienen las fuerzas armadas en tareas de seguridad pública.

Durante la administración de Ernesto Zedillo se dan los primeros indicios en la lucha del Gobierno Federal contra los carteles del narcotráfico. En el año 2000, ante la reiterada y agresiva reacción de los grupos delictivos, la Suprema Corte solicita la participación de las fuerzas armadas ante éste fenómeno.

Este tema es una parte muy sensible para la sociedad y la opinión pública y que generan reacciones como las que estamos atestiguando en estos tiempos.

Lo cierto, es que la Guardia Nacional no ha funcionado en los 11 meses que lleva existiendo y la estrategia de“abrazos y no balazos” ha sido una de las peores ocurrencias que se ha dado en la historia de nuestro país.

Para el ejército, no es un asunto de vocación y se pone en la mesa de debate la intervención de las fuerzas armadas en temas de narcotráfico e inseguridad.

Se podría hablar que hay militarización, si existiera un grado de protagonismo por parte de las fuerzas armadas, pero éste no es el caso. Lo que sí existe, es la constante recurrencia que se ha dado por parte de los titulares del ejecutivo, desde el presidente Carlos Salinas de Gortari hasta el actual presidente Andrés Manuel López Obrador, para pedir la participación de las fuerzas armadas en estos temas.   Así, se demuestra la propensión histórica que han tenido los titulares del ejecutivo para provocar la intervención de las fuerzas armadas en temas de seguridad pública.

Desafortunadamente, enfrentaremos un incremento de inseguridad provocado por la grave crisis que estamos enfrentando.

No cabe duda que no es lo mismo ser opositor de un gobierno, que se pasó años criticando y condenado la fallida y sanguinaria militarización del país; y que hoy, ante la gravedad de los hechos, ordena que las fuerzas armadas salgan de nuevo a encargarse de un tema qué haresultado el punto débil de varias administraciones.

Dr. Arturo Argente Villarreal.

Escuela de Ciencias Sociales y Gobierno

Tec de Monterrey

Similar posts